LIBRO DE LA SEMANA: MICHIGAN, ACASO MICHIGAN “ANTÓN REIXA” PRÓLOGO JUAN TALLÓN

Este es un libro sobre el dolor, y es también una guía sobre cómo mirarlo de frente. Es la historia de un renacimiento, en palabras del autor es la “Crónica de 18 días en coma + 10 meses de melancolía paralímpica + 1 vida futura posthumana”.
Antón Reixa, artista polifacético, poeta, músico y director de cine recrea en Michigan, acaso Michigan la tragedia de un accidente que pudo costarle la vida.

“Hay cosas que pasan por azar. Actos reflejos. Conspiraciones del azar… El azar funciona por azar, pero es frecuente que la fría aritmética de los relojes ande por el medio… Algo así debió pasar cuando yo conducía, un día de mis primeros 59 años, por el paisaje cereal de Valladolid.

Pues así, por azar es como puedes llegar a Michigan.

Pero antes invadí un campo de trigo con mi coche de fabricación alemana.”

Michigan, acaso Michigan nació y creció a la par que el propio Reixa se reconstruía tras su accidente, sumido en una enumeración de fracturas: tibia, peroné, calcáreo, vértebras, costillas… “Cuando estabas a su lado, nos cuenta Juan Tallón en el prólogo de este libro, veías en él a una persona destruida temporalmente, asolada aun hoy por el dolor, pero no derrotada. Estuvo a un paso de palmar, y después tumbado en una cama, sentado en una silla de ruedas, apoyado en una muleta, y por fin otra vez solo ante el peligro, como estamos todos en nuestros mejores momentos.”

“Soy un tipo de mundo. Cuando me introducen en la ambulancia alguien dice: “Pero si es R., del programa de radio de J.” Será por vanidad, pero me sentí reconfortado en aquel paisaje cereal que me rodeaba. Soy un gallego reconocible en aquel mundo cereal. Es como si alguien en la soledad del círculo polar del círculo ártico reconociese a Elton John. En otro bar de Groenlandia, una noche, vi una botella de whisky McCallans y traté de telefonear a Paul Auster, gran consumidor de McCallans, en NYC, pero mi “phone”, entonces, no era suficientemente “smart” como para establecer ese tipo de comunicaciones entre geografías extremas.”
El relato se encadena con palabras que construyen imágenes potentísimas de ese estado intermedio cercano a la muerte y que tiene la inconsistencia de un sueño afiebrado. Realidad e irrealidad fusionados para generar una asombrosa lucidez.

“Era un tiempo actual. No estábamos en el futuro. No se vendían robots de segunda mano. Es decir, los robots de segunda mano no constituían un “nicho de mercado”. Porque la expresión “nicho de mercado” es sinónimo
de oportunidad de negocio. Nicho/Oportunidad, una metáfora macabra y funeraria para expresar lo que nace. Robots de segunda mano. Cuando mueran (entren en off definitivo) los robots, ¿guardaremos también un minuto de silencio?”
La sátira, la ironía, los juegos de palabras y el humor ingenioso van hilvanando está crónica delirante de Antón Reixa.
“Una gaviota vive entre 26 y 30 años.
Las gaviotas que vi el verano pasado, si acaso, podían ser las del año anterior. Y las del otro. Y las del otro.
En primavera comienzan a hacer un nido. Luego se sientan dentro del nido. Se sientan como si fuesen gallinas.Algunasveces porinsomnio,duranteeltiempo previo a la madrugada, volvía a fumar en la ventana. Y allí seguían. Gaviotas postradas como gallinas, como dinosaurios pacientes en la luz confusa del amanecer. Después los huevos. Las crías. Torpes. Feas. Nada parecidas a la presencia soberbia y maciza de sus padres. Como las criaturas que engendra Kalishi en “Game of Thrones”. Luego desaparecen. Si acaso.”
Y para apoyar su delirio Reixa, que suele utilizar siempre varios medios para expresarse, apoya su narración en unas imágenes de Antón Segade, imágenes crípticas y convulsas que acompañan al lector en este descenso a lo desconocido, en el que cada pasaje es una estación inesperada.

En Michigan, acaso Michigan vuelve el Antón Reixa más potente e indómito, uno de los pocos autores capaz de hacer poesía de un brutal accidente y de su recuperación, gracias a su capacidad para expresarlo a través de la literatura.
Como anticipa Juan Tallón en su prólogo: “Para varias generaciones de gallegos, Antón Reixa es un padre fundador, o una madre. Todos –gallegos y no gallegos– deberían ir a su casa una vez en la vida, o por lo menos encontrárselo por la calle, y comprobar cómo en escasos minutos su vida mejora. Si no consiguen dar con él, la tercera opción tendría que ser leerlo. No tardarán en saber por qué lo admiramos, lo amamos, y si podemos,
y no morimos antes que él (dios no lo quiera), nos pelearemos un día por llevar su ataúd en hombros y escribir su necrológica para que nadie olvide jamás qué grande fue”.

ANTÓN REIXA
[Vigo, 1957] Escritor (poesía, teatro, narrativa y prensa). Creador audiovisual (dirección, producción, guión cine e Tv, vídeocreación). Músico (cantante y letrista, fundamentalmente con el grupo Os Resentidos). Ejerció como
profesor de lengua
y literatura gallegas
en la enseñanza secundaria. Ha dirigido y presentado programas de radio y televisión.
Comenzó su trabajo literario como miembro fundador del grupo de comunicación poética Rompente. Ha participado en numerosos recitales con sus propios poemas. Ha sido presidente del Clúster Audiovisual de Galicia y de la Sociedad General de Autores Españoles (SGAE). Actualmente trabaja en la filmoteca de Galicia (CGAI).

Colabora habitualmente en Luzes.gal y como tertuliano en el programa de radio de Julia Otero. Continúa con su trabajo literario
y de letrista, además de colaboraciones en prensa y para otros proyectos audiovisuales.La radio emitía unas psicofonías parlamentarias y mis párpados cedieron al peso enorme del hastío REM. Me dormí. El coche, incontrolado, se salió de la autovía. Una hostia de impresión.

Please follow and like us:

4 comentarios sobre “LIBRO DE LA SEMANA: MICHIGAN, ACASO MICHIGAN “ANTÓN REIXA” PRÓLOGO JUAN TALLÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

comparte